|

Miguel Alemán Valdés (1946 a1952) “Nadie puede negar que dejó cosas buenas y eso ya es mucho en un país en el que la mayoría de los presidentes dejan horrores”.